Amazon MP3 Clips

jueves, 29 de enero de 2009

QUERÍA SER ACTOR

Una vez conocí a una persona muy culta de clase media-alta y con gran capacidad intelectual. (Principalmente en ciencias formales)
Era estudiante de contaduría y mas allá que le gustaba lo que hacía, me confesó que años atrás tenía una pasión mucho mayor.
Un deseo para él muy lejano.
Ser actor sería para él su prioridad.
Se imaginaba como una de las grandes figuras del cine mundial. Reconocido en todo el mundo se imaginaba. Solo se imaginaba…
Durante años fue presionado por esa pasión que jamás pudo disfrutar.
Pero más allá de eso (me contó) que con sus estudios siguió. Continuó con aquello que realmente era bueno. En lo que sería capas de triunfar.
Se cuestionó siempre si había hecho lo correcto o no.
Pero hoy ya recibido (siendo un profesional) ha entendido que de cierta forma su sueño concretó.
Contador y actor hoy es. Actor no del buen cine sino de la compleja vida. Así como lo es todo humano que pie deambula por la tierra.
Aun sin estudiar cine o teatro, la vida misma nos enseña a ser actores. En la sangre llevamos esta profesión. En naturaleza… es un deber.
Así lo dijeron los Estoicos: “Cada hombre es solamente un personaje de esta corta obra que es la vida, y en esta nuestro único objetivo es desarropar nuestro papel lo mas perfectamente posible”.
Cada hombre aprende en la vida a ser mil personas diferentes que deberán aplicarse a la situación de turno.
Cada hombre aprende a elaborar sus propios disfraces en los cuales esconde su verdadero ser.
En nuestras manos al nacer, llevamos un guión corto para algunos y largo para otros; simple o complejo. No debemos nosotros intentar cambiarlo. Aceptarlo tenemos.
Pero ¡Atención!... está en cada uno de nosotros ser lo suficiente inteligentes para dirigir ese guión e improvisar de la forma que mejor nos conviene.
El destino es uno y no da opción a elección. Pero es flexible. Nosotros lo amoldamos a nuestra forma y le concedemos luego la rigidez.
Un aplauso entonces para este hombre que quería ser actor y lo logró.
Un aplauso para cada uno de nosotros que mano a mano y mente a mente, hemos construido la mas maravillosa obra. Esperemos que esta, de las manos no se nos escape.
Esperemos que ningún descarado actor se confunda… y cruelmente esta obra pueda llegar a su final…

No hay comentarios: