Amazon MP3 Clips

lunes, 16 de febrero de 2009

SERÁ FÁCIL ENGAÑARME, SI YO MISMO LO HAGO

Tendrás que decirme que soy una buena persona, sacar a la luz mis virtudes y esconder o disimular mis carencias; ganarás así mi gratitud. No digas lo contrario porque te consideraré una persona desagradable.
Deberás llamarme amigo aunque no conozcas el “uno por uno” de mi persona.
Serás importante si me dices que me quieres, pues sino eres una persona más entre tantas otras.
Dirás estar de acuerdo conmigo muchas veces que discrepemos, para evitar conflictos.
Un “si” saldrá de tus labios cuando en realidad tu corazón me diga un “no”.
Viéndolo así; será para mi más confortable tus mentiras si me satisfacen, a tus verdades si me ofenden.
Adivina algo… soy hombre.
Todo humano en el mundo siente de vez en cunado la necesidad de escuchar lo que sus antojos piden, aunque esto no sea fruto de la sinceridad.
Varias veces solemos ofendernos por lo que se nos dice, aunque esto sea parte de la lealtad…
En ocasiones nuestro tonto orgullo nos auto lastima y nos confunde, y creemos que las palabras de los demás son causantes de grandes heridas, cuando en realidad, el simple hecho de no saber aceptarnos tales como somos, es lo que nos lastima.
Así somos muchas veces; conforme si se nos dice lo que queremos escuchar, aunque esto sea deshonesto.
Es por esto que muchas veces en la vidas somos engañados y lastimados por personas a las que llamamos “traidores”…
Pero el hecho es que nos lastiman porque nosotros se lo permitimos.
Como pretender que alguien más no me engañe, si soy yo quién vive una hermosa mentira de la cual estoy totalmente convencido.
Pero… es más fácil culpar a los demás, que mirarnos a un espejo y recapacitar con nosotros mismos.
Solo el día que nos aceptemos realmente como somos, no nos ofendamos por como nos ven los demás, y apoyemos los dos pies en el campo de la objetividad, podremos escuchar el verdadero pensar de los demás. ¿Por qué? Es simple… porque no tendrán temor de hablar no con sus cumplidos, sino con sus sentimientos.

No hay comentarios: